Ahora que nos casamos, nos separamos.

 

¿Cuántas parejas conocéis a las que les ha sucedido? Parejas que llevaban años conviviendo juntos de manera armoniosa y de repente, deciden formalizar legalmente su situación  y, al cabo de poco tiempo, rompen la relación.

¿Qué ha cambiado?

Naturalmente cada pareja es única y sus propias vivencias determinan sus circunstancias y comportamientos, pero los estudios nos muestran la existencia de un determinado patrón al que podrían pertenecer muchas de ellas.

Existe aun hoy, en esta época de emancipación y liberalización de costumbres, el pensamiento escondido de que sigue sin ser lo mismo “vivir en pareja” que “estar casados”.

El que un documento oficial legalice una situación de hecho, hace que en algunas personas se disparen ciertos sentimientos y pensamientos:

1-Posesión: Es mi marido/mujer. Cambia el estatus; el otro, por el hecho de haber firmado un papel me pertenece y, por tanto, tengo derecho a relajarme y dejar de preocuparme por él/ella. Ya no es necesaria la conquista. El trabajo ya está hecho. “Llegué, enamoré y me casé”.

2-Hasta que la muerte nos separe. Aunque está estrechamente relacionado con el anterior y puede llegar a confundirse, la relajación que produce este pensamiento está  relacionada con el hecho de creer que solo la muerte puede romper el vínculo. Es una negación del principio: “nada es para siempre”.

Estos dos aspectos son compartidos por muchas parejas tanto “legalizadas”, como no, pero si es cierto que en algunas sólo se despiertan cuando aparece la formalización.

Aunque la causa  principal de estas separaciones fulminantes suele ser el motivo por el cual se realizan estas bodas. Cuando esta decisión es un recurso, es cuando suelen estar abocadas al fracaso.

De manera inconsciente, uno o ambos miembros de la pareja pueden intuir, percibir o incluso darse perfecta cuenta, de que están en crisis  y se opte por la boda como una reafirmación o activación del sentimiento amoroso que parece estarse perdiendo. La equivocación consiste en querer remplazar un pensamiento por un sentimiento. En este caso, “querer no es poder”. Avivar el amor con un trámite burocrático no suele ser efectivo.

Cuando se toma una decisión, cuando se realiza un cambio significativo sin razones validas que lo justifiquen, lo más habitual es que el verdadero motivo no se ajuste a la solución tomada.

Si la relación se está deteriorando, la solución adecuada es trabajar para mejorarla; mediante la comunicación, y con terapia si es necesario.

Si el amor terminó, la solución es separarse, nunca casarse o tener un hijo.

Afrontar la realidad es lo más sano y menos traumático. 

Si tienes alguna duda o te interesa tratar algún tema en concreto puedes contactar conmigo por teléfono o correo electrónico.