Sobrevivir a la ruptura de pareja.

 

¿Qué hacer para sobrevivir a una ruptura de pareja?

A pesar de que todas las parejas son diferentes, hay dos cosas que suelen tener en común: la felicidad del enamoramiento y el dolor de la ruptura. En ambos casos, suele perderse la capacidad de raciocinio para dejarse arrastrar por la vorágine de las emociones.

De todos es conocido el alboroto emocional que acompaña al enamoramiento. Como en casi todas las cosas de la vida, el ser humano acepta, con agrado y sin ningún tipo de recato, la obnubilación de la conciencia en este primer estado por su carácter, aceptado como positivo; sin embargo, rechaza, escondiéndolo si es posible de la visión publica, el descontrol emocional que la etapa final también ocasiona, por ser etiquetado como negativo.

Nadie desea que termine el enamoramiento, sino todo lo contrario. Sin embargo, procuramos hacer cualquier cosa para reducir el periodo de duelo que acompaña a la ruptura. ¿Cómo es posible, de forma sana, sobrevivir a la ruptura de la pareja si intentamos evitar los sentimientos y emociones que produce?

Retomamos aquí el concepto de polaridades. En un extremo tendríamos el enamoramiento y, en el opuesto, la ruptura de pareja; ambos producen  desequilibrios emocionales: uno produce el bienestar y la dicha, mientras que su reflejo inverso desencadena el displacer y la aflicción. Si aceptamos disfrutar con plenitud de uno de los extremos, deberíamos recibir con la misma aceptación el otro.

Sobrevivir a una ruptura de pareja no depende de quién deje a quién, de cómo lo hizo, de cuando sucedió, del tiempo de relación… Sobrevivir a una ruptura de pareja depende de aceptar y sostener con entereza todos los sentimientos y emociones que ella genera.

Si tienes alguna duda o te interesa tratar algún tema en concreto puedes contactar conmigo por teléfono o correo electrónico.