Los tres hombres

 

 

Existió una vez un Maestro que decía a sus discípulos:

Un hombre bueno es aquél que trata a los otros como a él le gustaría ser tratado. Un hombre generoso es aquél que trata a otros mejor de lo que él espera ser tratado. Un hombre sabio es aquél que sabe como él y los otros deberían ser tratados, de qué modo y hasta qué punto. Todo el mundo debería ir a través de las tres fases que estos tres hombres representan.

Uno de sus discípulos le pregunto:

Entonces Maestro ¿qué es mejor: ser bueno, generoso o sabio?

Si eres sabio, no tienes que estar obsesionado con ser bueno o generoso. Estás obligado a hacer lo que es necesario.

Piensa en ello, si quieres…